Datos de Interés

El escudo de la Ciudad de Alajuela, herencia de Don Pepe Figueredo

Uno de los héroes de la independencia de Cuba es el General Don Saturnino Lora, quien desde meses antes del inicio de la guerra sacó a su familia hacia Costa Rica. Su yerno, Don José (Pepe) Figueredo y Figueredo fue quien entregó al General Lora la orden para iniciar la sublevación independentista cubana.

El General Don Saturnino Lora culminó los preparativos y lanzó “el grito de Baire” el 24 de febrero de 1895: “¡Ha llegado el momento de romper las cadenas que nos uncen al carro de hierro de la tiranía!”.

Poco después, Don José Figueredo emigró a Costa Rica para reunirse con su esposa, Doña Anita Lora.

Se mudaron a la Ciudad de Alajuela y se establecieron en una gran casa que estaba frente al costado sur del Parque Benemérito General Don Tomás Guardia, dividida en tienda de ropa, telas, exclusividades y residencia.

Don José Figueredo y Figueredo y Doña Anita Lora se integraron rápida y amorosamente a la vida de la comunidad alajuelense.

Fue Don José electo regidor y presidente municipal así como diputado por Alajuela.

Herencia que disfrutamos con orgullo los alajuelenses hasta hoy del paso de Don José Figueredo y Figueredo por la Municipalidad alajueleña, es el diseño del escudo de nuestra ciudad y que su esposa, Doña Anita Lora, bordó con esmero para presentarlo al Consejo Municipal de entonces; propuesta que recibió inmediata aprobación el 10 de febrero de 1908.

Ronald Castro Fernández
El Rodeo / Alajuela
3 de mayo, 2012